viernes, 5 de enero de 2018

NI UNA MÁS

Hoy os cuelgo un relato navideño y negro, no puedo evitarlo, en serio, jajajajaja. Con él he participado en un concurso entre colegas de letras sin más ánimo que pasarlo genial. Teníamos el obstáculo de un sinfín de palabras relacionadas con estas fechas que no podíamos usar. He quedado tercera, junto a varios compañeros más y es que hay mucho talento por ahí. Feliz Noche de Reyes a todos, que os traigan cariño, que vale más que nada. Feliz 2018 a todos.

Imagen tomada de sohomind.com


Ni una más

Llevo meses planeándolo. No volverá a pasarme. Todos reunidos en torno a la mesa, en plan familia feliz, hablando de lo de siempre para no tocar los temas tabú y las bromas del gilipollas de mi cuñado. Las niñatas dando por el saco, que si pueden abrir los regalos, que hemos quedado. Y mi suegra, el año que viene ya no estaré aquí, ay, qué pena. Lástima perderme el menú, que no es el tradicional. Hace años empezaron a innovar y, la verdad, da gusto. Aunque luego se me amargue, por contener la mala hostia que se me mete en el cuerpo.
Algún año tenía que tocarte estar de guardia, cabrón, suelta el gilipollas de mi cuñado, que vives como un “majará”. Pues sí, una llamada a tiempo, el cadáver de una anciana flotando en el río. Y, mira, mi suegra tenía razón, este año ya no está aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario